viernes, 30 de mayo de 2014

El Papa Francisco pidió a las religiones monoteístas: “Trabajemos juntos por la justicia y la paz”




Durante su ultimo día de peregrinaje a Tierra Santa el Papa Francisco estuvo en la explanada  de las Mezquitas, el tercer lugar más santo del Islam y que se conoce  también en Jerusalén bajo el nombre del Monte del Templo, primer lugar santo del judaísmo,  en donde  fue acogido  por las autoridades musulmanas del país: el gran Muftí de Jerusalén y toda Palestina, el Sheik Muhammad Ahmad Hussein, y por el presidente del Consejo supremo musulmán. Era de notar también la presencia del príncipe Ghazi Bin Muhammed consejero del rey de Jordania Abadía II para los asuntos religiosos.

El Papa visito dentro del recinto  el templo de la Roca, el más antiguo santuario musulmán de Tierra Santa.  Y después de escuchar las palabras  de bienvenida del Gran Muftí mientras sorbía el café que le habían ofrecido, Francisco se dirigió a sus anfitriones, asegurando a “ sus amigos musulmanes” que su peregrinaje no habría sido completo sin un encuentro “ con las personas y las comunidades que viven en esta Tierra”. 
“ Estoy muy reconocido de poder encontraros en este lugar santo.  Con todo mi corazón os doy las gracias por la invitación tan amable que me habéis hecho y de una marea particular, os doy las gracias Excelencia y también al Presidente del Consejo supremo musulmán.
Siguiendo los pasos de mis predecesores y en particular los  de Pablo VI hace ya cincuenta años y el primero de un Papa a Tierra Santa, yo deseaba muchísimo venir en peregrinaje a visitar los lugares que vieron a Jesucristo. Pero mi peregrinaje no seria completo si no hubiera previsto el encuentro con las personas y las comunidades que viven en esta Tierra, por lo que estoy muy feliz de encontrarme con vosotros mis Amigos Musulmanes “.

Noticias de Radio Vaticano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Luchemos por evitar el Cambio Climático

Es importante que vayamos leyendo informes sobre el Cambio climático y nos enteremos seriamente de sus causas y de lo mucho que se puede ayu...