miércoles, 2 de abril de 2014

Los enemigos mortales, se reconcilian y deciden colaborar.



 El pastor James Wuye y el Imán  Muhammad Ashafa eran conocidos en Nigeria por buscar la muerte del otro. Hoy, juntos , han redescubierto el sentido de sus religiones.

Efectivamente, los dos se han encontrado alrededor del dialogo y han hecho de su ciudad en la frontera de musulmanes y cristianos un espacio de vanguardia en vista de la reconciliación ínter-religiosa. La organización “Interfaith meditation Centre” ( el centro de mediación ínter-religiosa) lo han creado juntos para promover la paz y la reconciliación entre las comunidades les ha traído hasta mucha celebridad y espacios mediáticos interesantes a través de un show-de la palabra televisada y también de numerosas intervenciones en diversas conferencias internacionales.

Su convicción profunda, explican ellos, esta en la facultad de las religiones para crear puentes. El Imán Ashafa ha explicado haber hecho una conversión del odio al perdón después de haber escuchado la predicación de uno de sus colegas, imán   que citaba un pasaje del Corán  que exhortaba a transformar el mal por el bien y de hacerse amigos de sus peores enemigos. Y son también las palabras de un colega, que le había hecho notar  que el no podía predicar el Evangelio con el odio en su corazón lo que ha incitado al pastor Wuye a cambiar de actitud. El proceso del perdón y de reconciliación ha durado largos años, pero los dos religiosos mantienen en la actualidad una intensa relación de amistad. “ No soy cristiano ni quiero convertirme,  ha explicado el imán Ashafa.  James tampoco quiere hacerse musulmán. Pero lo que nos ha hecho avanzar, es la comprensión de que la religión sirve para construir puentes, lo que es un principio de la tradición de Abraham.

Boletín Arcre, Agustín Arteche
Traducido del francés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Luchemos por evitar el Cambio Climático

Es importante que vayamos leyendo informes sobre el Cambio climático y nos enteremos seriamente de sus causas y de lo mucho que se puede ayu...