lunes, 5 de febrero de 2018

No podemos callar”, dice el Papa en el Foro Económico de Davos.



Publicado el 24 de enero de 2018 por Begoña Iñarra

traducido del francés para Hmnsajpic. España

"No podemos permanecer en silencio frente al sufrimiento de millones de personas, cuya dignidad se ve perjudicada, ni seguir avanzando como si nada explicara la propagación de la pobreza y la injusticia",




escribe el Papa Francisco en el Foro Económico de Davos 2018.




“ A la atención del Profesor Klaus Schwab, Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Le agradezco su invitación para participar en el Foro Económico Mundial 2018 y su deseo de incluir las opiniones de la Iglesia Católica y de la Santa Sede en la reunión de Davos. Gracias también por los esfuerzos para promover esta perspectiva a los reunidos en el Foro anual, incluyendo prominentes autoridades políticas y gubernamentales presentes, y todos los implicados en los ámbitos de los negocios, la economía, el trabajo y la cultura, para reflexionar sobre los desafíos, las preocupaciones, las esperanzas y las perspectivas del mundo de hoy y del futuro.

El tema elegido para el Foro de este año - Construir un futuro común en un mundo fracturado - es oportuno. Estoy seguro de que ayudará a guiar sus deliberaciones mientras busca mejores bases para construir sociedades inclusivas, justas, que puedan restaurar la dignidad de quienes viven en una profunda incertidumbre y que han perdido la esperanza de un mundo mejor.

Respecto al gobierno global, somos cada vez más conscientes de que existe una creciente fragmentación entre los Estados y las instituciones. El mundo está presenciando la aparición de nuevos competidores, así como nuevos concursos económicos y acuerdos comerciales regionales. Incluso las tecnologías más recientes están transformando modelos económicos y el mundo globalizado mismo, que, condicionado por intereses privados y por la ambición de obtener ganancias a cualquier precio, parece promover aún más la fragmentación y el individualismo, en lugar de facilitar enfoques más inclusivos.

La inestabilidad financiera recurrente ha creado nuevos desafíos y enormes retos para los Gobiernos, como el aumento del desempleo, de la pobreza, la ampliación de la brecha socioeconómica y las nuevas formas de esclavitud. Con frecuencia todo esto está arraigado en situaciones de conflicto, migración y diversos problemas sociales. ‘Además hay que añadir, a todo esto estilos de vida un poco egoístas, caracterizados por la opulencia, ahora ya insoportable y, a menudo indiferente al mundo circundante, especialmente para con los más pobres. Es lamentable observar que prevalecen problemas técnicos y económicos en el centro del debate político, en detrimento de una verdadera orientación antropológica. El ser humano corre el riesgo de verse reducido a un simple engranaje de un mecanismo, que lo trata como un bien de consumo, de modo que, a menudo lo notamos porque, cuando la vida ya no es útil para el funcionamiento de este mecanismo, se elimina sin demasiado escrúpulo.’ (Discurso ante el Parlamento Europeo, Estrasburgo, 25 de noviembre de 2014).

En este contexto, es vital proteger la dignidad del ser humano, en particular brindando a todos oportunidades reales para el desarrollo humano integral, y aplicando políticas económicas favorables a la familia. ‘La libertad económica no debe prevalecer sobre la libertad concreta del hombre y sus derechos. El mercado no debe ser considerado un absoluto sino honrar las exigencias de la justicia’. (Discurso a la Confederación General de la Industria Italiana, 27 de febrero de 2016). En consecuencia, los modelos económicos también deben respetar una ética de desarrollo sostenible e integral, basada en valores que colocan a la persona humana y sus derechos en el centro de su interés.

Con tantas barreras de injusticia, soledad, desconfianza y sospecha que todavía existen hoy en día, se requiere que en el mundo del trabajo se tomen medidas valientes para 'encontrarse y trabajar juntos' no como un lema, sino como un programa para el presente y el futuro’.(ibid.). Solo podemos esperar dar una nueva dirección al destino de nuestro mundo por medio de una fuerte determinación compartida por todos los agentes económicos. Del mismo modo, la inteligencia artificial, la robótica y otras innovaciones tecnológicas deben utilizarse de tal manera que contribuyan al servicio de la humanidad y la protección de nuestro hogar común, en lugar de lo contrario, como desafortunadamente algunos prevén que puede ocurrir.

No podemos permanecer en silencio frente al sufrimiento de millones de personas cuya dignidad está herida, ni seguir avanzando como si nada explicase la propagación de la pobreza y la injusticia. Es un imperativo moral, una responsabilidad que compromete a todos, crear las condiciones propicias para que cada ser humano viva con dignidad. Al rechazar una cultura de "usar y tirar" y una mentalidad de indiferencia, el mundo de la iniciativa empresarial tiene un enorme potencial para hacer cambios significativos: aumentar la calidad de la productividad, crear nuevos empleos, respetar la legislación laboral, la lucha contra la corrupción pública y privada y la promoción de la justicia social, así como la distribución justa y equitativa de los beneficios.

Se debe hacer prevalecer la sabiduría en el discernimiento, y esta es una gran responsabilidad porque las decisiones tomadas serán cruciales en la configuración del mundo del mañana y de las generaciones futuras. Por lo tanto, si queremos un futuro más seguro, un futuro que fomente la prosperidad para todos, es necesario mantener una orientación constante hacia el "verdadero Norte", representado por valores auténticos. Ahora es el momento de dar pasos valientes y audaces para este planeta, querido tan de corazón. Este es el momento perfecto para asumir nuestras responsabilidades y contribuir al desarrollo de la humanidad.

Espero que esta reunión del Foro Económico Mundial 2018, permita un intercambio abierto, libre y respetuoso, y que esté inspirado sobre todo por el deseo de avanzar hacia el bien común.

Al renovar mis mejores deseos de éxito en esta reunión, con mucho gusto invoco sobre todos los participantes en el Foro las bendiciones divinas de sabiduría y fortaleza.”


Vaticano, 12 de enero de 2018



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Luchemos por evitar el Cambio Climático

Es importante que vayamos leyendo informes sobre el Cambio climático y nos enteremos seriamente de sus causas y de lo mucho que se puede ayu...