martes, 19 de diciembre de 2017

¿Huir o no Huir?


Escrito por Jonathan Andrews
Traducido del Ingles. 

A veces se dice que Oriente Medio está siendo despojado de los cristianos. En contra de esto, los líderes de la Iglesia en todo el Medio Oriente piden a los cristianos que permanezcan en su país, o, donde el conflicto lo hace imposible, entonces que al menos permanezcan en la región.

La emigración de cristianos de Medio Oriente es parte de un tema complejo y diverso. Lo que afecta a una comunidad los afecta a todos. La migración no es unidireccional: algunos se trasladan a Medio Oriente, principalmente como trabajadores migrantes. Otras que abandonan el Medio Oriente lo hacen por períodos cortos, por ejemplo como estudiantes. Hay dos motivaciones más para la migración, son el desplazamiento forzado debido a conflictos y motivaciones religiosas como la peregrinación, los llamamientos misioneros y la huida de la intensa persecución. Este último es especialmente un problema para los conversos de origen musulmán.

Los que trabajan en apoyo de los cristianos que sufren por su fe, les alientan a tomar decisiones con suficiente información como para responder a los desafíos que enfrentan. Dicen que la reubicación es la última opción que se debe considerar, los otros viven una aceptación silenciosa y una resistencia tranquila. Marcharse es generalmente la opción más difícil y tiene consecuencias a largo plazo.

Principio del formulario

Hay que tener en cuenta una observación de un líder de la iglesia egipcia: “…la discriminación sistemática causa más daño a la Iglesia que los ataques violentos ocasionales”. Todo esto se ve claramente en los trabajadores migrantes, que buscan trabajo y residencia en el extranjero. Si bien la demografía religiosa siempre es problemática y muy debatida, la tendencia general es clara: la proporción de la población reconocida como cristiana, ha disminuido desde la Segunda Guerra Mundial. En Iraq, el período de sanciones internacionales de 1991 a 2003 probablemente tuvo un efecto mayor que el posterior conflicto interno. Para Siria, la reforma agraria en 1958 y 1970 afectó desproporcionadamente a los cristianos, lo que provocó que muchos se fueran. La fuga de cerebros ha afectado a todas las comunidades, con consecuencias a largo plazo para el liderazgo en los negocios, la educación, los servicios públicos, la política y las comunidades religiosas.
Dos estudios independientes sugieren que de aquellos que emigraron a Occidente para escapar de la intensa persecución, aproximadamente el 90% deja de practicar su fe cristiana a los cinco o diez años de su llegada. Hay muchas razones de por qué ocurre esto, en su mayoría relacionadas con las diferencias culturales entre Occidente y otros lugares.
Incidentalmente, se piensa que Irán es una excepción del patrón general. Es más común que los conversos se vean obligados a irse y se cree que la tasa de abandono después de llegar a Occidente es menor para los iraníes.
Líbano es un microcosmos de migración. Acogió a numerosos trabajadores migrantes de dentro y fuera de la región, algunos de los cuales reciben un buen trato, aunque otros no. Por ejemplo, algunas trabajadoras domésticas son tratadas como esclavas modernas, permanentemente confinadas a sus lugares de trabajo. La tasa de suicidios a mediados de 2017 fue de al menos una por semana.


Líbano también impone la dinámica del desplazamiento forzado. La guerra civil (1975-1991) dejó al país en gran medida segregado en líneas religiosas. La Iglesia era parte de esta imagen, con algunas áreas fuertemente cristianas y otras menos, aunque siempre con alguna presencia de iglesias reconocidas. Romper esta cultura no ha sido fácil. Una observación de los últimos años ha sido de una creciente disposición de las iglesias libanesas a comprometerse con las comunidades no cristianas. En algunos sentidos, la llegada de un gran número de sirios desde 2011 ha ayudado a ello. La gente de buena voluntad ha respondido generosamente a quienes llegaban con necesidades obvias de acogida, refugio. Líbano también alberga iraquíes desplazados y tiene una comunidad palestina desde hace años.

Una cosa está clara: la naturaleza de la Iglesia en Medio Oriente ciertamente está cambiando. Algunas iglesias antiguas son más capaces de acoger a miembros de origen musulmán. En algunos lugares, ahora hay más personas de origen musulmán que de cristianos tradicionales.

Jonathan Andrews ha estado investigando y escribiendo sobre asuntos de Medio Oriente desde 2003 y es el representante del Reino Unido del Instituto Internacional para la Libertad Religiosa.
Para obtener más información, lea su libro recién publicado, “Last Resort – Mig”
 By Jonathan Andrews












No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Papa y el Consejo Ecumenico de las Iglesias.

https://www.oikoumene.org/es/press-centre/news/pope-francis-at-the-world-council-of-churches